EXPERIENCIAS COMPARTIDAS

¿Eres socia o socio del Banco del Tiempo y te gustaría compartir tu experiencia en el proyecto con otras personas?

El blog del Banco del Tiempo te permite compartir tus experiencias y además por cada colaboración, tu saldo horario aumentará una hora.

La socia 159, ha querido contarnos su andadura, desde que decidió sumarse al proyecto en junio de 2015.

A continuación os dejamos su artículo:

”Hola a todos y todas:

Soy socia del Banco del Tiempo desde el mes de junio. Me interesé por el BdT, con el ánimo de poder ser útil y conocer a nuevas personas.

Me quedé sorprendida, gratamente, por el número de ofertas de servicios que encontré en el boletín.

Con curiosidad por conocer alguna de ellas, solicité algunos contactos a la Secretaría del Banco del Tiempo.

Y así comencé con el apartado Cuerpo y Mente, (reiki, relajación, masaje metamórfico, etc.), mientras esperaba que alguien necesitara los servicios que yo había ofrecido.

Después de unas cuantas llamadas fallidas, ya que algunos socios no podían atenderme, opté por probar en el campo de la costura. No obstante esta búsqueda no fue muy satisfactoria. Cuando estaba a punto de tirar la toalla, logré realizar algunos intercambios, y por ese motivo, me he decidido a contaros mi experiencia y dejar plasmada mi gratitud hacia las personas que me han dado su ayuda, su cercanía, su amabilidad y en definitiva lo más importante que tenemos: el TIEMPO para compartirlo con personas que no conocemos de nada.

El primer intercambio fue: “terapia de biomagnetismo”. El socio 136, se mostró sumamente cercano y entrañable, y con paciencia, supo escuchar mis inquietudes, para mostrarme que hay muchas maneras de enfocar los problemas.

Con sus sabios consejos, y recomendaciones, se ofreció a darme su apoyo, en futuras cuestiones, cosa que es de agradecer, ya que no dispone de mucho tiempo.

En el mes de agosto, empecé a buscar a alguien para que ayudara a mi hijo, dándole clases de inglés.

Después de algunas llamadas, contacté con la socia 125, una persona maravillosa, que ha hecho que recobre la fe en la solidaridad del ser humano, pues incluso cuando ya no me quedaban más horas en mi cuenta, ha seguido ayudando a mi hijo, buscando siempre un hueco en su tiempo, después de trabajar y atender a sus tareas familiares, en un mes, este de agosto, en el que la mayoría, preferimos ir a la piscina o tumbarnos a descansar.

Ahora sé que siempre habrá personas muy ocupadas a quien les puedes pillar desprevenidos una llamada, pero también sé que hay personas dispuesta a ayudar.

Yo misma, aún no he podido ayudar a otras personas del Banco del Tiempo, ya que cuando han solicitado los servicios que ofrezco, no disponía de tiempo… toda una contrariedad. Y lamento no haber podido responder a la única oportunidad que se me ha presentado hasta el momento.

Os animo a todos y todas a que participéis de este proyecto de intercambio de servicios y ayuda mutua, que lo trasmitáis a las personas que conozcáis, para así poder formar una red de cooperación cada vez más grande.

Espero que pronto alguien solicite mis servicios, pues me he quedado con crédito negativo y paradójicamente, mi primera intención era prestar ayuda, sin pensar en recibirla

Quisiera que mi humilde experiencia pueda ser de utilidad y que nunca dejéis de creer en la capacidad de solidaridad del ser humano, aunque por el camino lleguemos a dudarlo”.